CN Saladillo
Edición N° 4714 Saladillo, viernes 21 de septiembre de 2018 | Contacto | Suscripción |
 
 
Buscar

Búsqueda avanzada
   
Interés General
El tattoo estuvo siempre
Visitamos el local “Corpus”, donde entrevistamos a sus dueños Leo y Majo Mendoza, quienes nos contaron sobre su trabajo, algo que es tendencia hoy en día, los tatuajes y los body piercing.

Leo nos comentó que él empezó viendo tatuajes de amigos más grandes, en el año 1998-1999, y a fines del 99 se compró su primer equipo de aprendizaje, por lo cual empezó a experimentar lo que era el tatuaje. Recién en el 2003 tuvo la oportunidad de empezar a trabajar en un estudio de tatuajes en la ciudad de La Plata, donde se dió a entender mejor lo que era tatuar, más que nada dibujar, ahí se pudo volcar a lo que era el tatuaje profesional y ya a partir del 2004 se dedicó de lleno a eso.

El local de Saladillo, “Corpus”, se abrió el 13 de Diciembre del 2006.

Luego nos habló sobre el comienzo de Majo, ella tenía un talento natural con el dibujo, y al poco tiempo que se conocieron, lo empezó a poner en práctica y Leo le empezó a enseñar cómo funcionaba la parte del tatuaje; la base es poder diseñarlo, y no copiarlo.

Les consultamos sobre las convenciones de tatuajes, a lo que nos respondieron que se dan en todo el mundo, y ellos han ido a las que más les gustan, siempre dentro del país, para el lado del Sur, en Neuquén; ahora en septiembre asistirán a una en Ushuaia, en la cual van a participar por segunda vez. Lo que ellos destacan es poder conocer tatuadores, diseñadores de otros niveles, distintos tipos de tatuajes. En ellas se puede inscribirse y competir por categorías de tatuajes que se estén dando, como realistas, japonesas o tribal. Ellos estos últimos años no participaban mucho, asistían por turnos, a intercambiar con otras personas, a trabajar. Años anteriores se han presentado en La Plata y en Mar Del Plata, en categorías como tribal y japonés.

Respecto a las peticiones de tatuajes, tanto en blanco y negro o en color se dan depende del público, al igual que el tamaño o el estilo, varía mucho según las personalidades de las personas. Con el tema de los diseños hay gente que ya va con su idea, o tatuajes que ya vieron y quieren algo similar, pero ellos siempre tratan de que sean originales, de no copiar copias de copias para que después no se aburran de lo que tienen, “nos gusta que nos busquen por lo que diseñamos, por los estilos que hacemos” dijo Leo.

Aclararon que usan tintas americanas, la mayoría, y algunas europeas; dejan un buen resultado, no presentan cuadros de alergia, quedan sólidas con el pasar del tiempo, que es lo que ellos más quieren, que sean eternas, y les dan una buena garantía sobre el trabajo para no tener que retocarlo.

Respecto a los precios, el mínimo del tatuaje lo están cobrando $500, es para los trabajos más chicos, ya sean palabras o trabajos pequeños, por lo general lo estipulan en base a los mínimos en otras ciudades, no manejan precios en relación a Capital, por ejemplo, porque tienen costos mucho más altos. A demás hacen perforaciones en cualquier parte del cuerpo para colocar aritos, a lo que llaman body piercing.

Los tatuajes más doloros, según Leo, son los que se hacen en el tórax, costillas, estómago, detrás de las rodillas y sobre los pies, aunque un trabajo pequeño puesto en una zona dolorosa no indica el mismo dolor que uno grande.

En esta época están trabajando en menor cantidad, por lo general está todo un poco más tranquilo que lo normal por ser invierno, pero siempre trabajan parejo, siempre hay tatuajes para hacer.

“El tatuaje es una tendencia cultural, es colección artística. Todos los años hay diseños que se ponen más de auge o de moda que otros, el tattoo estuvo siempre, cuando empezó la era de la computadora se empezó a diseñar más y se volvió más artístico, en la actualidad en general estudian en Bellas Artes y después se dedican a tatuar” expresó el tatuador.

Para finalizar dejaron en claro que, menores de 18 tienen que ir al local con padre y madre a llenar un acta, una autorización; ellos tratan por lo general de que no sea el documento de edad, sino que tengan madurez, para que al tiempo no se aburran de lo que se tatúen, o para que no se les infecte la zona perforada, por lo cual siempre tratan de conversar el tema con los adultos responsables. Por lo general tratan de no perforar a menores de 14 años, y para tatuar esperan que tengan al menos 15 o 16 en adelante. Antes el tatuaje no estaba bien visto, entonces era más difícil que los adultos firmaran el permiso.
 
 
 

cnsaladillo es una publicación independiente | Copyright 2005 - All rights reserved
Directora propietaria Lic. Silvina E. Krupitzky | Normas de confidencialidad y privacidad
Registro Nacional de la Propiedad Intelectual: 925096
San Martín 3248 - Saladillo - Pcia. de Bs As | Tel: 02344 - 432700 | informacion@cnsaladillo.com.ar